Las franquicias sufren menos la pandemia

A falta de resultados sobre el impacto económico de la pandemia en el sector empresarial, sus números vaticinan mejores resultados en el desarrollo de la actividad de las cadenas de franquicias, respecto del resto del tejido empresarial. En el sector de la distribución alimenticia, grupos como EROSKI, MINISO o GM Food, que cerraron 2020 con la apertura de 95 nuevos supermercados franquiciados, dan al sector cifras positivas.

Cual es el motivo de estos resultados?

La franquicia como nexo de unión de emprendedores independientes para afrontar mejor una situación de crisis, se han adaptado mejor a esta situación que requería de esa unión. La condonación de cuotas de royalties, la aplicación de descuentos, o la aplicación de condiciones más ventajosas para el franquiciado, para así también salvaguardar los intereses de la compañía, son algunas de las medidas tomadas por los franquiciadores. Al igual que, los grupos han invertido y reforzado el sistema de asesoramiento  soporte para franquiciados, resolviendo dudas y diseñando planes de acción para la gestión de la crisis.

Por ejemplo, La Ramona ha sumado nuevas aperturas incrementando su cuota de mercado significativamente con la incorporación de nuevos franquiciados y la conversión de otras marcas.

La resiliencia de las franquicias

La franquicia, en líneas generales, reduce los riesgos tanto para el franquiciador como para el franquiciado, generando resultados económicos más estables.

¿Tiene alguna ventaja el modelo de franquicia frente a otros?

Las bondades para el franquiciador, supone una oportunidad ideal de crecimiento del negocio sin invertir patrimonio propio y sin necesidad de gestionar de forma directa la actividad del negocio franquiciado. Así mismo, adoptar el modelo de franquicia en un negocio mejorará el posicionamiento y la imagen de la marca para beneficio del franquiciador, al igual que hará disminuir los esfuerzos en marketing para los franquiciados.

LEER  La segunda vida de los locales comerciales

Para el franquiciado, si bien se exige un mayor desembolso, los riesgos de la inversión se minimizan, ya que se cuenta con la experiencia (el know-how) del franquiciador, y con el reconocimiento y la confianza de la marca. El know-how facilita la gestión del negocio al nuevo emprendedor franquiciado, ya que contará con metodologías y sistemas de gestión ya protocolizados y testados para ofrecer la mejor opción de éxito.

Deja un comentario